Blog

Cómo comes. Unos apuntes para una alimentación sana

- 0 Comment. en Ortoplanet

Según la Pirámide de Maslow, que habla de la jerarquía de las necesidades humanas donde cita como necesidades principales el respirar, descansar y alimentarse, a las que le siguen otras necesidades secundarias como la seguridad familiar, el empleo, la autorrealización, la amistad, el respeto, la confianza, etc., entendemos que alimentarnos de forma adecuada no solo es necesario, sino que es algo a lo que debemos dar una máxima prioridad.

Una alimentación sana lleva a un equilibrio mental y emocional. La famosa Sátira de Juvenal “Mens sana in corpore sano” podemos perfectamente invertirla y entender que teniendo un cuerpo sano nuestra mente también lo estará.

Como alimentación sana entendemos aquella que consiste en una dieta equilibrada en proteínas, grasas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales, así como una buena hidratación, es decir beber abundante agua.

Para ello nos gustaría darte algunos consejos para que puedas llevar una vida sana y saludable y contarte la importancia de una buena alimentación y la actividad física que puedas realizar.

Unas claves básicas que deberían definir tus hábitos

Hacer ejercicio de forma regular. En artículos anteriores te contamos la importancia de no caer en el sedentarismo y de que mínimo 25 minutos de ejercicio o actividad física diaria serían recomendables.

Moderar el consumo de bebidas alcohólicas.

Echar poca sal a las comidas y si te gusta la sal preferiblemente que sea yodada.

El agua es la vida, bébela en abundancia

No sólo podemos hidratarnos bebiendo agua, hay muchos alimentos que la contienen como la sandía, la pera, el melón o la fruta en general. Es beneficioso que bebas agua pero también que lo hagas de forma correcta. Anota estos consejos:

  •  Bebe agua en ayunas: te ayudará a activar los órganos internos.
  •  Si tenemos tendencia al estreñimiento es ideal beber el agua caliente.
  •  Si tenemos tendencia a las diarreas beberemos el agua fresca, pero nunca fría.
  •  Como norma general, beberemos el agua a temperatura ambiente.
  •  Beber agua 15 minutos antes de las comidas, no se aconseja beber durante, ya que se mezclará con los alimentos y los jugos gástricos y empeorará nuestra digestión.
  • Por la noche es muy bueno beber un vaso de agua antes de acostarnos, siempre que eso no nos obligue a levantarnos a media noche para ir al baño ya que entonces empeoraría nuestro descanso.

Ingerir lácteos, una vez al día, preferiblemente desnatados.

Evitar alimentos y bebidas con azúcares añadidos. En los establecimientos alimentarios de tu ciudad puedes encontrar muchos productos, simplemente debes fijarte en las características y que añada la especificación “Sin azúcares añadidos”

Huye de las grasas no saludables

Evita el consumo de alimentos elaborados con aceites vegetales hidrogenados o grasas vegetales y/o animales. La aparición de estos aceites nos lleva a aumentar nuestros niveles de colesterol y triglicéridos, lo que podría desencadenar en desarrollar enfermedades vasculares como hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia y arteriosclerosis.

Tu dieta deberá estar adecuada a tus necesidades y más cuidadosamente si tienes alguna patología. Debes esforzarte por reducir la ingesta de grasas no saludables. Las grasas no saludables por lo general se considera que son las grasas trans y las saturadas.

Se ha demostrado que el consumo de grasas trans es perjudicial para la salud y se recomienda su total eliminación de nuestra dieta o proceder a una reducción drástica de las mismas.

Las grasas trans se encuentran más frecuentemente en los alimentos que se fríen, pero también pueden aparecer en otros lugares; siempre verifica la información nutricional antes de consumir un alimento nuevo.

Las grasas saturadas se encuentran con mayor frecuencia en la carne de animales con más grasa, así que reduce tu consumo de carnes rojas grasas siempre que sea posible y mejor come muchas carnes blancas magras (pollo y pavo).

Aunque es más alto en grasas, el pescado sigue siendo una buena opción para incluir en tu dieta, ya que contiene gran cantidad de grasas omega-3 saludables para el corazón. Ejemplos de grasas saludables son el aceite de oliva, aceite de pescado, coco, almendras, nueces, maní y otros alimentos que contienen grasas insaturadas.

Todos estos consejos son para todas las personas, pero muy recomendables para personas con movilidad reducida. Una dieta sana, adaptada a tus necesidades y consultando con el especialista, unida a una rutina de ejercicios diarios (mínimo 25 minutos) es fundamental para evitar el sobrepeso, el estreñimiento y el empeoramiento de algunas enfermedades cardiovasculares, diabetes, colesterol, etc.

Puedes consultarlo con tu médico de cabecera y visitar a un/a nutricionista que pueda aconsejarte una dieta personalizada.

Un apunte filosófico para terminar

Como cuenta la Sátira de Juvenal sobre orar para que se nos conceda una mente sana en un cuerpo sano…

Pedid un alma fuerte que carezca de miedo a la muerte.

Que considere el espacio de vida restante entre los regalos de la naturaleza.

Que pueda soportar cualquier clase de esfuerzos.

Que no sepa de ira y esté libre de deseos.

Y que crea que las adversidades y los terribles trabajos de Hércules son mejores que las satisfacciones, la fastuosa cena y la placentera cama de plumas de Sardanápalo.

Juvenal

Te mostramos lo que solo tú puedes darte, con la certeza de que la virtud es la única senda para una vida tranquila.

Deja un comentario

Tu dirección de email será publicada