Blog

Fascitis plantar: Causas, tratamiento y prevención

- 0 Comment. en Lesiones
Fascitis plantar ¿Qué es?

La fascitis plantar es la inflamación de la fascia. La fascia es un tejido plano y fibroso que une la zona de los metatarsos con el calcáneo. El dolor aparece en el momento en que este ligamento fibroso produce algún desgarre a causa de un exceso de tensión. Esto provoca un intenso dolor la zona interna del talón. En algunos casos también en la parte interna del tobillo.

Esta es la causa más común en pacientes que sufren de dolor en el talón. De hecho aproximadamente un 20% de la población sufre fascitis plantar, al menos una vez en la vida.

Causas principales

Las causas para padecer esta molesta patología pueden ser diversas:

  1. La biomecánica del pie. En muchos casos de pacientes con fascitis plantar podemos apreciar que estos sufren de pie plano o tienen un pie valgo o pronado (tendencia a la caída hacia del pie sobre su parte interior). En estos casos la falta de arco en la parte interna del pie, provoca una tensión excesiva sobre la fascia, provocando una irritación, desgarre o inflamación de este tejido del pie.
  2. Las sobrecargas por un exceso de ejercicio es otra de las causas que pueden provocar la aparición de la fascitits plantar. Los deportes en los que hay un movimiento repetitivo y de impacto sobre el pie, como por ejemplo el running, pueden ayudar a favorecer la inflamación de la fascia.
  3. Un calzado inadecuado para según que actividad se realice, o una simplemente un zapato con un mal apoyo del pie y con baja capacidad de amortiguación, pueden ayudar a que el nuestro pie tenga más posibilidades de sufrir alguna vez la molesta fascitis plantar.
  4. Existen otras causas que no tiene nada que ver con el desarrollo de fascitis por causa mecánicas, como enfermedades como la gota, en la que el ácido úrico que se deposita en las inserciones de los tendones provocando cristalizaciones extremadamente dolorosas.
  5. Una excesiva rigidez de la musculatura posterior de las piernas, especialmente de los gemelos e isquitibiales, puede provocar un exceso de tensión y acortamiento del tendón de Aquiles provocando demasiada tensión en la fascia plantar.

 

¿Cómo tratarla?

Existen diversas formas para tratar la fascitis plantar, pero es importante empezar a realizar un tratamiento en la aparición de los primeros síntomas, si lo hacemos así en muchos de casos se suele solucionar esta dolorosa inflamación.

Primeramente necesitamos un diagnóstico médico para asegurarnos de que realmente estamos delante de una fascitis plantar.

Existen numerosos artículos de ortopedia para ayudar a mejorar el tratamiento de la fascitis:

  • Ortesis plantares, comúnmente conocidas como plantillas hechas a medida.
  • Férulas nocturnas o de reposo para ayudar a estirar el gemelo mientras durante la noche o se descansa.
  • Ortesis activas con la Air Heel de Don Joy, que se usa caminado, siendo la única de su categoría, proporcionando resultados muy efectivos.
  • El masaje con las manos sobre la planta del pie para ayudar a relajar la fascia y favorecer la circulación.
  • Los estiramientos de la zona posterior de las piernas, concretamente los  gemelos y los isquitibiales.
  • También existen rulos para ayudar a masajear la zona plantar. Los masajes con pelotas también suelen ser muy efectivas.
  • Algunos expertos recomiendan el uso de taloneras de silicona, para usar dentro del calzado durante la marcha. Esto tan sólo ayuda a mejorar o aliviar el dolor del impacto en la pisada, pero no tratará para nada la lesión.

Los tratamientos de rehabilitación con fisioterapeutas serán un buen complemento con todos estos métodos.

Conseguir una mayor elongación de los músculos de la zona posterior de las piernas mediante estiramientos, ayuda de manera muy favorable a reducir la tensión sobre los tendones.

Es muy importante empezar a tratar la lesión des del principio de los síntomas, ya que algunas veces se puede llegar a calcificar la inserción, convirtiéndose en crónica y llegándose a convertir en un espolón calcáneo.

 

Factores de riesgo y cómo prevenirla

Si practicas deporte

El deporte es una de las principales causas de la aparición de la fascitis plantar en personas jóvenes. La práctica de deportes que requieran movimientos repetitivos que provoquen un impacto excesivo y alto grado de estrés sobre la sobre la planta del pie, como por ejemplo el “running”, fútbol o básquet, pueden provocar la inflamación de la fascia.

Una buena medida de prevención sería practicar deporte con un entrenador o profesional usando el calzado adecuado para cada actividad. En este caso es muy importante que estos zapatos deportivos tengan un alto grado de amortiguación, para intentar absorber al máximo el impacto de la pisada y una horma que ayude a repartir la presión de pie durante la pisada.

También es recomendable hacer cambios del calzado deportivo o reemplazamientos, cuando éstos estén viejos o tengan partes de la suela gastada.

Usa un buen calzado

El calzado o el mal calzado es seguramente la causa más común de la aparición de la dolorosa fascitis plantar, y una de las mejores maneras de prevenirla sería sin duda la utilización de un zapato adecuado.

La principales características de este calzado deberían ser:

  • Que sujeten bien el pie y que su horma ayude a repartir el peso por todo el pie evitando sobre cargas innecesarias, o en su defecto el uso de plantillas ortopédicas fabricada a medida.
  • Evitar los zapatos o botas con talones altos, ya que la fascia plantar está sometida a una mayor tensión.
  • Muy importante sería insistir en la utilización de un tipo de calzado adecuado para cada situación, ya sea durante la práctica cualquier deporte o actividad, como en el día a día.
Otros factores a considerar
  • La edad es otro factor que puede ayudar desencadenar una molesta fascitis plantar, ya que con el paso de los años, los tejidos de pueden ir degradando y favoreciendo la aparición de este tipo de inflamaciones dado por diversas causas.
  • Unos hábitos saludables en la alimentación y una rutina de estiramientos, junto a un buen calzado pueden ayudar en gran medida a evitar la inflamación de la fascia plantar.
  • El sobrepeso es muchas veces un desencadenante en la aparición de la fascitis plantar. En este caso podemos recomendar intentar perder peso en la medida de lo posible. El uso de plantillas ortopédicas fabricadas a medida puede ayudar en gran medida al tratamiento a la vez que intentaremos evitar de nuevo la aparición de la fascitis después de la aparición de esta.
  • El pie plano o pronado (valgo) favorecen muchas veces a la aparición de la fascitis plantar, ya que la fascia está sometida a un tensión excesiva. La solución más práctica a largo plazo es el uso de plantillas ortopédicas que levanten el arco plantar en estos casos estará muy hundido, combinándolo siempre con un calzado adecuado para cada actividad.
  • Algunos hábitos o trabajos de pie, pueden ayudar a favorecer la inflamación de la fascia plantar.
Como debo proceder si la padezco

En el primer momento en el que aparezcan molestias el paciente debería ir al médico para tener un diagnóstico certero y empezar rápido el tratamiento. En muchos encontramos personas que a causa del dolor que les provoca la fascitis plantar, fuerzan de forma casi involuntaria posiciones antiálgicas para tratar de evitar el dolor, pero provocando en realidad otras lesiones en los pies y en las rodillas.

Productos para tratar la fascitis plantar

Accede a nuestros productos y soluciones


Si deseas consultar más información accede a la Wikipedia, fascitis plantar

Deja un comentario

Tu dirección de email será publicada